El Papa Francisco ha nombrado como nuevo obispo de la Diócesis de Cúcuta a Monseñor
José Libardo Garces Monsalve,  quien se desempeñaba hasta el momento como Administrador Apostólico de la Diócesis de Cúcuta.

El obispo electo de Cúcuta nació en Aguadas el 26 de septiembre de 1967.  Después de realizar los estudios básicos en el Colegio Francisco Montoya de su pueblo natal, ingresó al Seminario Mayor de Manizales donde frecuentó los cursos de filosofía y teología.

Fue ordenado Sacerdote el 27 de noviembre de 1993 para la Arquidiócesis de Manizales.

Después de su ordenación sacerdotal obtuvo la licenciatura en filosofía y ciencias religiosas en la Universidad Santo Tomás y luego frecuentó la Pontificia Universidad Gregoriana donde obtuvo la licencia en psicología.

Cargos pastorales:

  • Vicario parroquial en Pácora
  • Ecónomo y Formador del Seminario Mayor de Manizales
  • Estudiante en Roma
  • Miembro del Equipo de Formadores del Seminario Mayor de Manizales
  • Miembro del Consejo Presbiteral
  • Canciller de la Arquidiócesis
  • Miembro del Colegio de Consultores
  • Obispo de la Diócesis de Málaga-Soatá,

Saludo de Monseñor José Libardo Garcés

Saludo a la Diócesis de Cúcuta

A los Sacerdotes, Diáconos, Religiosos, Religiosas, Seminaristas, Autoridades Civiles, Militares y de Policía, a los Medios de Comunicación, a los que sufren y a los feligreses:

Al recibir el nombramiento que me hace el Papa Francisco, como Obispo de la Diócesis de Cúcuta, después de compartir con todos ustedes este tiempo como Administrador Apostólico, les ratifico mi oración ferviente al Señor, con la intención del crecimiento en la Fe, la Esperanza y la Caridad, para seguir construyendo entre todos, una comunidad viva de Fe al servicio de Dios y de los más pobres y necesitados.

Un saludo especial a los queridos sacerdotes y diáconos, diocesanos y religiosos, a quienes animo a vivir en fidelidad el ministerio recibido como gracia especial de parte de Dios, con la misión de ser sacerdotes en salida misionera, teniendo como modelo a Jesucristo Sumo y Eterno Sacerdote. Hoy se nos plantean nuevos retos en el ejercicio del ministerio que tenemos que afrontar desde la fidelidad, fortalecidos por la oración y ayudados por la fraternidad sacerdotal.

monseñor José Libardo Garcés Monsalve

A las religiosas de vida activa y contemplativa que hacen presencia en nuestra Diócesis, las invito a seguir siendo signo del amor de Dios indiviso, para los fieles de nuestra Iglesia particular. Tengo presente a cada comunidad religiosa, con su carisma y misión al servicio de Dios y de la Iglesia.

A las autoridades civiles, militares y de policía, les envío mi saludo y bendición. Siempre estaré atento para ayudarles a iluminar su tarea y misión, con la luz de los principios del Evangelio y de la Doctrina Social de la Iglesia, para que entre todos sigamos construyendo persona, familia y sociedad.

A los seminaristas, los animo a seguir dando una respuesta al Señor en la fidelidad y en el amor. Que su respuesta vocacional sea cada día más plena, para que puedan llegar un día a configurarse con Jesucristo Buen Pastor, que da la vida por sus ovejas. Tienen el reto de formarse para el sacerdocio, en un mundo que tiene muchas ofertas banales y fáciles. Los invito a seguirse formando según el corazón del Buen Pastor, para entregar la vida al servicio de Dios y de la Iglesia. La Diócesis de Cúcuta tiene puesta la esperanza en ustedes, que saldrán a seguir el proceso evangelizador en las periferias humanas y existenciales, llegando a los ambientes y lugares más pobres y necesitados de nuestra Iglesia Particular.

A los medios de comunicación los tengo muy presentes, los invito a seguir siendo fieles a la verdad contenida en el Evangelio y comunicada a los oyentes con objetividad y transparencia. Cuenten siempre con mi presencia y oración constante, para que cumplan con la misión de ser comunicadores de la verdad y sembradores del bien en los ambientes en los que se desarrolla su tarea.

A los pobres, los migrantes, los campesinos, las personas que padecen dificultades, les digo que son mi prioridad en el trabajo evangelizador que me propongo realizar con todos los sacerdotes y agentes de pastoral y en los cuáles ustedes también me ayudarán a llevar a Jesucristo a todos los ambientes en los que viven. Es muy importante fortalecer los lazos de fraternidad con los hermanos venezolanos en esta zona de frontera, que esperamos esté abierta muy pronto, para fortalecer los vínculos de caridad y fraternidad, trabajando juntos por el bien común. Doy también una mirada de pastor a los niños y jóvenes que están en las calles, sumidos en la droga y los vicios que están destruyendo sus vidas y la de sus familias. Caminando juntos podemos poner lo que somos y tenemos para remediar en algo esta situación trágica que nos pertenece a todos. Sigamos

adelante haciendo esfuerzos para ser sembradores calificados del Reino de Dios en todos los rincones de nuestra Iglesia Particular.

Todos los feligreses están en mi oración diaria de rodillas frente al Santísimo Sacramento, sobre todo en estos tiempos de dificultad. Estaré siempre atento a ayudarles y servirles en su caminar diario, para que puedan crecer en familia, en el amor a Dios y al prójimo.

A cada familia le ofrezco mi oración, para que sean hogares a ejemplo del hogar de Nazaret. Los animo para que sigan luchando por sus familias, a pesar de las dificultades que puedan sobrevenir en el camino de sus vidas y especialmente en este tiempo de pandemia. Reciban mi bendición especial.

Estos meses que hemos compartido juntos, nos han permitido conocer los retos y desafíos que tenemos, para seguir en camino sinodal, en el anuncio gozoso del Evangelio de Nuestro Señor Jesucristo. Sigamos adelante, caminando juntos, escuchándonos unos a otros y juntos escuchando al Espíritu Santo, que nos da la luz necesaria para fortalecer la Fe, la Esperanza y la Caridad, en esta porción del pueblo de Dios.

Para iniciar juntos esta tarea en el hoy de nuestra historia, pongámonos en ambiente de oración contemplativa y siempre en las manos de Nuestro Señor Jesucristo y bajo la protección y amparo de la Santísima Virgen María y del Glorioso Patriarca San José, que nos protegen. Que el Señor los bendiga hoy siempre.

Si te ha gustado este contenido, ¡compártelo!