Meditación dominical

El amor y la ternura de Jesús

Lectura del santo evangelio según san Juan 10, 11-18

Abril 21 de 2024

En aquel tiempo, Jesús dijo a los fariseos: “Yo soy el buen pastor. El buen pastor da la vida por sus ovejas. En cambio, el asalariado, el que no es el pastor ni el dueño de las ovejas, cuando ve venir al lobo, abandona las ovejas y huye; el lobo se arroja sobre ellas y las dispersa, porque a un asalariado no le importan las ovejas.

Yo soy el buen pastor, porque conozco a mis ovejas y ellas me conocen a mí, así como el Padre me conoce a mí y yo conozco al Padre. Yo doy la vida por mis ovejas. Tengo además otras ovejas que no son de este redil y es necesario que las traiga también a ellas; escucharán mi voz y habrá un solo rebaño y un solo pastor.

El Padre me ama porque doy mi vida para volverla a tomar. Nadie me la quita; yo la doy porque quiero. Tengo poder para darla y lo tengo también para volverla a tomar. Éste es el mandato que he recibido de mi Padre’’.

Palabra de Dios

LIBRO RECOMENDADO

SÍMBOLOS DE LA VIDA ETERNA

Las imágenes y la catequesis en las catacumbas de los primeros siglos cristianos

POR DIEGO ARFUCH

LEER MÁS

Institute de formation théologique de Montréal

Instituto de formación teológica de Montreal

Próximos cursos

Eventos de interés

Compañía de San Sulpicio Testimonios de vida

¿Padre formador?

¡Seguidme!

Oraciones sulpicianas

Oración Santa Margarita Youville
Oracion por las familias